Intentaron volverme loco

y sólo me hicieron mas fuerte.

Los que están hoy a mi lado son pocos

pero no tememos a la muerte.

Somos los hijos de los nadie

pero no existe quien nos calle,

no hay quién rompa nuestros sueños,

ni los grandes, ni los pequeños.

Si te avergüenzas de mí, ahora,

no vengas cuando tenga riquezas,

pues cuando llegue la hora

dejaré atras esta pereza

que me da enfrentarme al mundo

y seré el más rico vagabundo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s