Hace demasiado tiempo
mi cabeza tiene precio.
En algún lugar entre el secreto silecio y dormir.
Cuando abrí la puerta y fuí coronel,
ví quién disparaba mi bala.
Cómo no iba yo a enloquecer?
Cómo no llorar?
Cómo no querer perder?
Cómo iba yo a saber del monstruo
que habita bajo tu piel?
Y cómo habría podido contarlo?
Cómo podría haberlo dicho?
Si me da menos miedo el bicho
que los sucesos a seres queridos.
Estamos en guerra hermano.
Humíllate cuando estés a mi lado.
Arrepientete de todo pecado.
O toda tu simiente será condenada
a vivir mi misma suerte.

Proyecto Pri-Món. 11:11 estación Bipolar.
Todos saben la verdad.
Todos tienen información.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s