Un día cualquiera al despertar,
mientras fumaba mi cigarro
y miraba tras la ventana el mar,
me di cuenta que estaba cansado.
Muy cansado de soñar
con despertar a tu lado.
Cansado de esperar
poder rozar tus labios.
Cansado de imaginar
que cometemos mil pecados.
Muy cansado de no volar
pues mi corazón está enjaulado.
Las alas que quisiste curar,
por no usar se han atrofiado.
Y yo, que tan sólo quería amar,
hoy, me siento desdichado…
Cómo un perro sin hogar
al que su dueño ha abandonado.
Cómo un loco de atar,
que de tu piel vive obsesionado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s