Veo a lo lejos un panteón.
En él está mi nombre escrito.
Suena triste una canción.
La letra habla de destino.

Me aproximo a verlo de cerca.
No hay flores, ni fotografías.
En mi mente se despierta
una inconsolable agonía

El cuerpo debe estar bien podrido
más nunca ha recibido visitas.
Me doy vuelta y me despido.
Esa situación me irrita.

Tras un arbol oigo llantos.
Una mujer se marchita
gritando con fuerte espanto:
¡Se mató porque le quería!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s