Yo pude haber salvado el mundo,
pero la maldita burocracia
consumió todos mis segundos.
A quién debo la desgracia
de distraer mis manos
malgastando mi tiempo
cubriendo furmularios?
No puedo ganar mi dinero
con el sudor de mi frente
por no presentar papeles.
Dónde está mí derecho
a un trabajo digno?
Acabaré de mendigo
con un puente como techo
por no tener acceso
a un sistema tributario.
Si mi cuerpo es mi santuario
por qué a mi trabajo pones precio?
Sí yo soy quién hace el esfuerzo
por qué necesito tu permiso
para ganerme el pan cada día?
Por qué debo ser sumiso
de tan burda hipocresía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s