Nadie me abrazó
cuándo mi alma estaba dolida.
Nadie perdonó
por lo que mi mente se castiga.
Nadie comprendió
los motivos de mi huida.
Nadie se aferró
tanto cómo yo a la vida.
Nadie consiguió
ganar totalmente la partida.
Nadie encontró
en mí su mitad perdida.
Nadie me resucitó
cuándo quise volver a la vida.
Nadie escuchó
el llanto que tanto dolía.
Nadie más que yo
soy el fruto de mi ruína.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s