Si deseo cambiar el mundo
no puedo ser como los demás.
No puedo ser un corderito más.
Debo vivir cada segundo.
Psiconavegar profundo.
Aferrarme a mi verdad.
Cambiar tu mentalidad
con pensamientos profundos.
Dejar de ser iracundo.
Olvidar la vanalidad.
Gritar fuerte, ¡Libertad!.
Cuando sienta que me hundo
en mares nauseabundos,
comprender mi realidad:
Si deseo hallar felicidad,
debo hacerme vagabundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s