Hoy empiezo a contar mi historia.
Mi cabeza da vueltas como una noria .
Pero mantiene un orden preferente
desde que de mi vida estás ausente.

Desde que te fuiste o te eché de mi lado
noto que toda mi vida ha cambiado.
De pronto vuelvo a sentirme vivo.
Lo qué no pude sentir contigo.

No te culpo, es más, te extraño.
Pero me volviste un hermitaño
y reniego de ese destino,
aunque quiera andar solo el camino.

He vuelto a empezar a escribir.
He vuelto a querer hablar de mí.
Ya no pienso tanto en ti.
Así me siento más felíz.

De repente se han ido las penas.
Me intereso por otras piernas.
No busco en otras caras tu rostro.
No intento comerme cualquier rosco.

Pero sigo necesitando amor.
Poder ofrecerlo con pasión.
Poder dar y recibir ternura.
Aunque haya quién piense que es locura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s