Cuándo me vaya por siempre
no os doy permiso a llorar.
Las amistades ausentes
no dejaron de lastimar
mi ya corrompida mente
por causas de soledad.
Culpadme de ser bipolar.
Pero culparos siempre
de lo que intento anunciar:
Las causas de mi muerte
no serán mi enfermedad.
Es la gente decente
la que causa mi mal,
la que trata diferente
algo tan normal
como odiar nuestro presente
y pretenderlo cambiar.
Recordarlo siempre:
Todo se pudo evitar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s