No venderé mi alma al mejor postor.
Ni mis miserias al mayor impostor.
Mi alma y mi vida las regalo
a todo aquel que con agrado
las desée recibir.
Mi mejor don es escribir,
y soy consciente de no ser el mejor.
Pero a pesar de todo, y aún así,
no tengo miedo peor
qué otro se quede para sí
todos estos pensamientos,
tan llenos de tormento.
Quizás, mi mejor don.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s