Busca mi huesos entre las cenizas.
La piel, antes cargada de besos
se la ha llevado la brisa.
Os siento desde aquí lejos
y desearía cantar mi verdad:
Ya nunca estaré en los espejos.
Sólo soy un alma sin libertad,
odiadora de mi condena.
No tengo ya ni maldad,
intrínseca al ser humano.
A veces intento tender mi mano
pero ya se ha esfumado la vida.
Lamento mi nueva rutina.
Buenas intenciones las mías…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s