No quiero cárceles de Risperdal
ni de Diazepán, o Risperidona.
Quiero alas de marihuana
para volar a cualquier hora.
No encierres mis miedos en una jáula.
No los encarceles entre neuronas,
pues los peores presos se escapan.
Golpean. Lastiman. Matan.
Convierte mi dolor en arte.
Permite fluir la poesía.
Pues si mis versos no llegarán a Marte,
(nunca llegarán a amarte…)
son alivio de constante agonía.
Y si alguno es digno de llamarse poesía,
es debido, en gran parte,
a mi adorada Maria.
Y a su bella sinfonía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s