Puedes elegir ser
el adorno de unos pocos.
O la Diosa de este loco
que reza por saciar tu sed.
Pues tu existencia es mi placer
y con eso todavía me basta.
Sólo temo que mañana
este creyente deje de creer.
Este enamorado deje de querer
vivir por siempre a tu lado
sin necesidad de pecado,
Y quiera escapar y correr.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s