No he olvidado tu aliento putrefacto
de los vasos de vino barato,
del efecto que producía en tus actos.
de haberte convertido en el bastardo
que nos amargó la vida a nuestro lado.
Aún asi creerás que fuiste un santo.
Hijo de puta insensato.
Si hubiera sido hoy, yo te mato.
En el coño de mi madre, sólo fuiste un rato.
En mi vida has sido tu el manto
que arropó mi odio a los bastardos
que como tú son mamarrachos.
Nunca me oiras decir, te extraño.
Y si crees que la has cagado. Exacto.
Soy más hombre que tú, maldito ingrato.
Tus hijos nunca serán mis hermanos.
Yo renuncio a ti en cada acto.
Nunca he olvidado, tu aliento putrefacto.
No eres más que un sucio borracho.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s