No tengo nada que esconder,
pero sin embargo me escondo.
No hay nada que deba temer,
pero me amedrenta casi todo.
No hay razones para sufrir,
pero me duele profundo el alma.
No necesito mucho para vivir,
pero temo quedarme sin nada.
Debo sacar fuerzas para seguir,
pero mis piernas están cansadas.
A veces desearía morir,
pero quizás exista un mañana.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s