Intento resistir todo lo posible,
pero mi mente está corrompida hace tiempo.
Mi cordura se la llevó el viento
y vaga por mundos insostenibles.
Tengo miedo a la verdad y a la mentira.
Tengo miedo a los ojos que me miran.
Tengo miedo a confiar en lo aparente.
Tengo miedo a los que no están ausentes.
No comprendo por que la vida es tan dura,
siempre disfruté de mis locuras,
más ahora queman como el fuego…
Temo que mi vida sólo sea un juego,
el capricho de un dios malhiriente.
Temo que alguien de repente
clave puñales en mi mente.
Nunca hice daño a ser alguno,
más en mi actual día a día
se estampan en mi rostro mil puños.
Más yo siempre quise hacer el bien.
Fue tal vez mi cobardía
la que hizo descarrilar mi tren,
buscando falsas alegrías.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s