Si luchas contra la injusticia,
te tachan de ser un radical.
Si robas a un pueblo por codicia,
piensan que no lo haces mal.

Si buscas comida en la basura,
te expulsan de la que es tu ciudad.
Si violan a un niño unos curas,
los perdonan y todo da igual.

Si pescas en veda para sobrevivir,
te das cuenta de que por existir
le ponen una soga a tu cuello.

Pero si matas a un toro en el ruedo,
eres poco menos que un dios
y la gente ofrece su ovación.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s