Mis poemas son fruto de mi trabajo.
O más que de mi trabajo,
son fruto de mi sufrimiento,
y de algún bonito sentimiento.
Por eso les pongo un precio.
No penséis que soy tan necio.
Pues les tengo mucho aprecio.
Y si un día me los robaran
sería mejor para ellos
que con mi vida acabaran.
Pues si no puedo tenerlos
a ellos, no al dinero,
perdería parte de mi alma.
Pues ellos me dan la calma.
Sin ellos estaría loco
y la vida me sabría a muy poco.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s