En el fondo de mi infelicidad
hay una chispa de alegría.
Una dulce melancolía
que me permite estar en paz.

A veces lloro, y siento
haber perdido tantas cosas.
Pero no pienses ahora
que estoy podrido por dentro.

Aún siento en mi la ilusión,
la esperanza de un mañana,
encontrar un nuevo amor,
y ya no estar solo en mi cama

En ocasiones pienso en ti.
Pero también en el quebranto
que por necesidad sentí
cuando estabas a mi lado.

A veces te busco en otras chicas
y te veo en sus miradas.
Pero no me dañan con tu espina,
la que necesito llevar clavada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s