Maldito dinero!
Lo odio tanto.
Más por él desespero
y hasta llego al llanto.
La corrupción es culpa suya
La delincuencia, la locura…
La pobreza, la injusticia…
La miseria, la avaricia…
Y aun sabiéndolo todo el mundo
nos negamos a vivir sin él.
El valiente es el vagabundo,
el único a su conciencia fiel.
Si no nos asfixiasen con facturas,
con comodidades innecesarias,
seríamos libres de ataduras,
dejaríamos de ser unos parias.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s