En este frío agujero
me siento mas protegido.
Aunque penséis que aqui muero
en este rincón siento abrigo.
Aquí pago la condena
de haber sido un despojo.
Para mí vale la pena.
Pues aquí no sufro enojos.
Aunque esté lejos del mundo
eso es lo que ahora quiero:
vivir meditabundo,
para un día empezar de cero.
Quizás nadie lo entienda.
Cómo se puede vivir así?
Pero he elegido mi condena:
vivir siendo un infeliz.
O tal vez haya sido impuesta
por los castigos que debo cumplir.
Pero ya no se admiten apuestas,
esto es lo que hay para mí.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s