Alterando mi conciencia me siento feliz.
Embriagándome de todo el elixir
de vivir rodeado de pecado,
a pesar de con mi vida haber acabado.
Brindo por los despojos de este mundo…
Brindo tambien, incluso,
por quién me llevó a conocer la derrota,
por quién me dejó las alas rotas
impidiendome alzar el vuelo,
arrastrándome siempre a ras de suelo…
Brindo por los placeres de la vida,
los sanos y sobre todo los insanos.
Pues en ellos encuentro la dicha
de poder sentirme humano.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s