No puedo, ni podré olvidar tus besos.
Nunca olvidaré el dolor de los excesos
que, gota a gota, gramo a gramo,
me convirtieron en el ser insano,
en la mente abochornada,
que a edades bien tempranas
cayó en su propia depresión;
en la poesía encontró su rutina,
en sus propios sueños la ilusión,
y un mar de esperanza en la bebida;
en el humo verde hayó templanza,
y en tu blanca piel perdió toda la esperanza.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s