Buenos días…

El sonido de la lluvia en la ventana,
el primer cigarro del día,
y el café de la mañana.
Suena a lo lejos una sinfonía,
y viene, a mi mente, tu rostro.
Ya, desde una enorme lejanía,
mis dolores, ante ti, postro
No sé qué sucederá mañana
No importa…
Mientras la mar siga en calma,
y desde aquí divise la costa,
podré respirar libertad,
imaginando que puedo escapar,
de una absurda realidad,
qué se dibuja en mi cabeza,
Como un puzle de un millón de piezas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s