A mi querido padre

Tú, que nunca estuviste.
Que mi mente corrompiste.
Tu, maldito hijo de puta.
Mientras tu vida disfrutas,
yo pago tus borracheras.
Yo cumplo tus castigos.
Ojalá un día te murieras,
para llevarte mi culpa contigo.
Ojalá hijo de una sucia perra,
no puedan caminar tus piernas
al ver toda la mierda,
que has dejado en mi cabeza.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s