En la inmensidad de tu oceano

En la profundidad de tu caverna,
siento los placeres de estar vivo.
Sumido en la deliciosa faena,
extiasiados hasta el olvido.

En tus bellas y abruptas montañas,
descansan placenteras mis manos,
mientras el fuego que hay en tu alma,
grita al cielo, cuanto nos quemamos.

En la inmensidad de tu océano,
en el que me zambullo y nado,
esparzo un millón de pétalos,
que suelto, lento, de mis manos.

En las redes de tus olvidos,
huelo el perfume de tu esencia,
y me tranforma los sentidos,
hasta perder mi presencia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s