Tu cuello

Morder tu cuello y no el de otras mujeres,

es para mí, el mayor de los placeres.

Beber tu sangre todavía caliente.

Notando, como se enfría lentamente.

Sentir como poco a poco duermes

el sueño eterno en mis brazos.

Y aunque sabes que por mi culpa mueres,

Sabes que no hay nada mejor que este abrazo.

Despertarás nuevamente al anochecer,

y la sed será tu única hambre,

Beberás siempre de mi sangre

y eternamente serás mi mujer.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s