Muere la esperanza ya carente de luz y mi corazón se arrincona en lúgubres escenarios de dolor. La vida es una pesadilla para quien debería serle brindada y un placer para quien no merece ni tan siquiera haber sido soñado. Cuando llegue el momento del ajuste mis tormentos saldrán de sus ruinosas ilusiones y verán gloria en su antiguo dolor. Mientras tanto, soñaré una vez más con el placer que me otorga imaginarme sonriendo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s