reflexionando

-Hola? Porque estas llorando?
-Estoy muy triste. El mundo no es justo.
-Entiendo… Supongo que tú tampoco has comido hoy? Igual que yo.
-Que dices? Claro que he comido. La misma comida asquerosa de todos los días…
-Entiendo…Pero entonces porque estas triste hoy?
-Porque mis amigos no me dejan jugar con sus juguetes… Creo que los odio.
-Entiendo… Pero… Que son “juguetes”——-‘.
-Estas tonto? Los juguetes son… Pues son los juguetes.
-Y qué valor tienen para que te enfades con tus amigos por los “juguetes”
-Valor? Ninguno, mis juguetes son mucho mejores que los de ellos. Pero son tan egoístas que no me los quieren dejar. Por eso estoy triste. Triste y enfadado.
-Ya comprendo… Pero… Porque quieres sus “juguetes”?
-Pues porque quiero divertirme con mis amigos y que no me excluyan de sus juegos.
-Y quienes son tus amigos? Podríamos hablar con ellos…
-Mis amigos son los demás compañeros de clase.
-Aha! Y que son esas “clases”?
-Pero eres tonto? Tú de dónde has salido? No sabes que son las clases?
-No
-Pues es el sitio donde nos enseñas las lecciones. Donde aprendemos a sumar, a restar. Donde estudiamos naturaleza, idiomas… Vamos!! El peor sitio del mundo. Nos meten allí durante horas y solo nos dan un rato de descanso. Que es justo ahora, y mírame. Aquí tan triste. Odio el mundo.
-Sabes. Tienes razón. Debes sentirte muy triste. No desearía vivir en tu mundo. Yo desearía poder comer todos los días. Hoy he comido una vayas que me encontré en el bosque, tenían aspecto comestible, pero tenía ya tanta hambre que las habría comido aunque no tuvieran tan buena pinta. En tu mundo. Necesitáis demasiadas cosas para ser felices. Mírate, Tú comes todos los días. Pero debe ser tan malo lo que te dan, que hasta te enfadas por lo que comes. No desearía vivir como tú. Vas a un sitio en donde te enseñan cosas que dices que no sirven para nada y que te privan de tu libertad. Eso debe ser horroroso. Yo desearía poder aprender lo necesario para ser algún día una persona con un trabajo y que nunca a mi familia le faltase de nada. Y lo de los juguetes. Santo cielo. Como algo que ni si quiera tiene tanto valor como los que tú tienes pueden crear una enemistad entre unos compañeros de clase. Yo no quisiera tener esos “juguetes” prefiero quedarme con nuestro palo, con el dibujamos en la arena, hacemos marcas e inventamos juegos a los que podemos jugar todos los niños de mi poblado.
Hoy me voy triste a junto de los míos. Porque creía que no era posible ser más pobre de lo que somos nosotros. Espero que si lo cuento, no echemos todos a llorar. Pues la última vez que lloramos en el poblado enterramos a tres niños que no tenían ya ni fuerzas para ingerir el agua que privándonos de ella intentábamos sin mucho éxito hacerles beber.
Siento que tengas una vida tan cruda. Hoy pensare en ti, y te desearé que puedas tener como mínimo una vida tan buena y digna como la mía. Suerte. Te lo deseo de corazón.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s