Maldita noria

Maldita noria que gira y gira,
maldita esta nueva agonía.
Disfrazada de apatía.
Maldito tu nombre,
entre el de todos los hombres
Padre querido. Me has traicionado,
si fueras valiente, cabrón,
estarías a mi lado.
Pero lo harías con miedo,
Porque deseo tu muerte.
La deseo firmemente.
Me has quitado la razón.
Y sólo encuentro consuelo,
cuando me lastiman el corazón.
Cuando hayo amores pasajeros,
que se quedan por siempre en mi cerebro.
Maldito gusano rastrero.
Que la vida te de, toda la mierda Que tengo,
Reservada para ti.
Pues no mereces de mi,
ni tan siquiera mi tormento.
Sal ya de mi cabeza, cabron!
pues te llevo muy adentro.
Sin recordar apenas tu cara,
me levanto cada mañana,
y te veo en el espejo.
Y te rechazo desde todos mis adentros
Nunca seré como tú.
Jamás
Nunca tendré tu actitud.
Me niego a adquirir los roles de tu destino.
Prefiero morir, a darle castigo
a quien quiera que sea mi ser más querido.
Me niego a ser ese monstruo.
Ese asesino sin rostro,
que mató toda mi ilusión.
Desde ya bien pequeñito.
Ojalá me leas un día.
Y comprendas bien clarito,
que todas mis agonias,
a ti te las dedico.
Y deseo que las sufras,
pues, tan sólo, a tu alma insultan

A la mierda

Esta el ambiente enrarecido,
por la bruma espesa de los sueños.
Aún recuerdo tu dulce castigo,
el qué me hizo perder los nervios.
Más hoy puedo jurar al cielo.
Qué la mala fuiste tu, y yo el bueno.
No pienso dejar mi vida pasar,
por las mil historias de mi cabeza.
No pienso siquiera rezar,
por poder recuperar la certeza
de mis actos y mis palabras.
Solamente puedo divagar…
Solamente quiero cabalgar
a lomos de esta nube extraña.
Mis alas, quizás no puedan volar,
cómo las de una mosca en tu telaraña.
Quizás un día decida rendirme
Quizás…
Pero mientras tenga un sueño que alcanzar,
todavía podré sonreirme.
Así qué, mando a la mierda al mundo.
Decidí ser el vagabundo,
el parásito, que vive entre cartones
El muerto que no quiere ilusiones.
Todo es falso. Todo es mierda.
Incluso tus viejos poemas.
Hoy son una sucia mentira…
Hoy me da asco la vida…
Se os fue de las manos de nuevo.
Ya casi nada me creo.
Y elijo volver a mi cuarto.
Donde lo único que veo,
es otra cara en este espejo.
Otro nuevo complejo.
Casi lo conseguisteis.
Pero se os fue de las manos.
Iros todos a la mierda
Seas quien seas, ya he pagado
el precio de un castigo lejano.
De algo que no merezco.
Hacedle daño a mi viejo!!!
Y no a mi confusa mente.
Os odio. A todos por igual.
Y que más da?
A ti que me lees, te odio.
Aunque sólo en este rato…
Mañana el día quizás sea grato,
y os veré desde otro lado…
Y quizás os ame de nuevo.
Pero dad el juego por acabado.

A mi querido padre

Tú, que nunca estuviste.
Que mi mente corrompiste.
Tu, maldito hijo de puta.
Mientras tu vida disfrutas,
yo pago tus borracheras.
Yo cumplo tus castigos.
Ojalá un día te murieras,
para llevarte mi culpa contigo.
Ojalá hijo de una sucia perra,
no puedan caminar tus piernas
al ver toda la mierda,
que has dejado en mi cabeza.

No hagas retroceder mi camino.
No permitas que me tropiece,
en los muchos abismos,
que la belleza contiene.
No permitas, que pierda mi senda,
ni que haga, para el rico, mis poemas.
No permitas, nunca, que mis prendas,
valgan más, que todos mis lemas.
No permitas, Señor mío,
que me pierda de tu camino.
Coge mi mano y guía,
la que, jamás, fue mi vida.
La que siempre ha sido tuya.
Pues en tus manos he estado,
desde siempre, no hay duda.
Perdoname por mis pecados.
Yo tengo toda la culpa,
de ir por caminos malos,
que a mi conciencia insultan.
No sueltes nunca mi mano.
Llevame a donde decidas,
pues a mi lado caminas,
y Tú mis pasos guías. 

Mujeres

Mujeres
Fuentes de inspiración y ternura.
Fuentes de pasión y locura.
Regalos de un campo florido.
Vientos de un otoño sombrío.
Sueños de más de mil noches.
Desconsuelos y reproches.
Esperanzas dentro del alma.
Tormentas de un mar en calma.
El manantial de mis suspiros
La pérdida de mis sentidos.

Mujeres.
Todas y cada una,
la razón de mi locura.